Sencillas pruebas de embarazo caseras

PRUEBAS DE EMBARAZO CASERAS

Si tienes dudas de estar embarazada pero no quieres pasar por el proceso de ansiedad que significa ir a comprar el test, o bien quieres hacerlo de una manera absolutamente privada sin que nadie –ni siquiera el farmacéutico- se entere, puedes intentar algunas sencillas pruebas de embarazo caseras que servían para detectarlo antes de que existieran las tiras reactivas. Son económicas, porque las realizas con elementos que suele haber en cualquier casa y además, puede resultar divertido intentarlo.

Aquí van, entonces, algunas “recetas” para que pruebes descubrir un posible embarazo. Lo primero, antes de realizar cualquiera de ellos, es tener en cuenta que debemos tener todos los elementos limpios y secos, ya que cualquier componente externo puede interferir en los resultados. Recuerda también  que se debe utilizar la primera orina de la mañana, desechando el primer chorro, lo que te permitirá limpiar el canal urinario. Finalmente, cuanto más retraso tengas de la menstruación, más eficaz será el método casero que –no lo olvides- es solo una manera de verificar la posibilidad, aunque no del todo segura.

PRUEBA CASERA DE EMBARAZO DEL ACEITE

La prueba del aceite es una de las que más han confiado las ancianas. Debes orinar en un recipiente transparente para poder observar cómodamente los resultados. La dejas enfriar una media hora como mínimo, si la temperatura ambiente es alta, quizá sea necesario dejarla reposar un tiempo más. La tapas con papel film o aluminio para que no caiga ningún elemento extraño. Transcurrido el tiempo de enfriado,  buscas un gotero y le echas dos gotas de aceite, una bien separada de la otra, en dos extremos del recipiente por ejemplo; nuevamente esperas unos tres a cinco minutos y allí estará el resultado, según las abuelas: si se juntan, estás embarazada; si se mantienen separadas, no.

PRUEBA CASERA DE EMBARAZO CON ORINA SOLAMENTE

Este es uno de los métodos más sencillo, aunque requiere de paciencia en la espera. Solo es necesaria la orina, recuerda que debe ser la de la mañana, pues tiene mayor concentración de la hormona necesaria para detectar el embarazo. Buscas un recipiente transparente, limpio y seco, orinas dentro de él y… esperas.

Es importante que se haya enfriado por completo y que no lo muevas. Pasada la hora analizas la muestra: si tiene unas hilachas, semejante a babas en la superficie, es que estás embarazada. Si por el contrario la orina se ha aclarado, el resultado es negativo. Puedes ayudarte tomando una fotografía del “antes” y “después” para que la sugestión y los nervios no te jueguen una mala pasada.

PRUEBA CASERA DE EMBARAZO CON UN PÉNDULO

Para esta prueba no debes esperar nada, solo contar con un hilo medianamente grueso, algo que funcione como péndulo  (una aguja o un dije) y una persona de confianza –puede ser una amiga o tu pareja- que te ayude a realizarlo. Según la creencia popular es muy creíble aunque no posee ningún fundamento científico.

En primer lugar debes enhebrar la aguja o el dije en el hilo, al que unirás en los extremos con un nudo. Debe quedar una distancia de unos veinte centímetros entre el péndulo y el nudo. La persona que te acompañe en este momento lo toma por el nudo y deja caer el peso.

Luego debes acostarte boca arriba en posición completamente plana sin ninguna almohada. Tu ayudante colocará el péndulo sobre tu vientre por debajo del ombligo, a unos quince centímetros de distancia y lo observarán. Si se mantiene completamente vertical sin movimiento, no estás embarazada y si se mueve, sí lo estás. La tradición le agrega a esta prueba la posibilidad de conocer el sexo del bebé: si se mueve en forma circular será niña, si lo hace en línea recta será varón. Esta está entre las más curiosas pruebas de embarazo caseras.

PRUEBA CASERA DE EMBARAZO CON PASTA DE DIENTES

Para esta prueba solo debes tener una pasta dentífrica completamente blanca. Solo con este componente podrás realizarla. En un recipiente pequeño, mezclas la orina con un poco de pasta y la dejas reposar más o menos cinco minutos. Si la mezcla se cambia a un tono azulado es que ha dado “positivo”, si se mantiene blanca, ha dado “negativo”.  

PRUEBA CASERA DE EMBARAZO DEL HERVOR

Antiguamente era un recurso bastante utilizado a pesar de que hoy muchos la consideran una de las pruebas caseras de embarazo menos fiables. En efecto, esta prueba consiste en hervir la orina.

Colocas la orina a hervir en un recipiente de vidrio esterilizado, si en el hervor se forma una capa de consistencia espesa, cremosa, es que ha dado positivo. Si, en cambio, no se forma ninguna capa en la parte superior, el resultado ha sido negativo.

PRUEBA CASERA DE EMBARAZO DEL CLORO

Otra opción casera es mezclar la muestra de orina con cloro. Si comienza a cambiar de color, es que hay un embarazo en curso. Si permanece amarillenta o casi transparente, debes tener paciencia y esperar otra oportunidad.

PRUEBA DE EMBARAZO CASERA DEL VINAGRE

Esta es una de las más sencillas y rápidas. Solo tienes que juntar un poco de orina, mezclarla con vinagre y de acuerdo con el ph de la orina, verás cambios en la muestra.

Para ello, elegirás un recipiente transparente y limpio. Lo llenas hasta la mitad con tu propia orina.  Añades unas gotas de vinagre, aproximadamente una media cucharada sopera, sin agitar el vaso y dejas reposar unos veinte minutos. Aunque empieces a ver cambios en la muestra, es importante que respetes este tiempo porque el resultado puede variar. Si después de ese lapso la orina ha cambiado de color o tiene espuma en los bordes del recipiente, puedes considerar que estás embarazada. Si no ocurre esto, es simplemente un retraso en la menstruación.

Recuerda que cualquiera de estos métodos ha sido ampliamente superado por las pruebas de embarazo que se venden en las farmacias. Si la ausencia del período persiste, consulta con tu médico para chequear cuál puede ser el motivo. Igualmente, si te ha dado positivo alguno de ellos, recurre inmediatamente al especialista para corroborar el resultado.

Deja un comentario