Premenopausia síntomas

La premenopausia es la etapa de transición entre la vida fértil y la menopausia de una mujer. Comúnmente llamada climaterio, es una fase transitoria situada entre la etapa reproductiva y la no reproductiva. El signo principal de esa transición es la desaparición de la menstruación y la aparición de múltiples síntomas de naturaleza hormonal y psíquica que alteran muchas facetas de la vida entre ellas, la sexualidad.

Actualmente se considera al climaterio como un síndrome psicosomático-sociocultural y que sus síntomas, características y grado de complejidad varían en gran medida, dependiendo en parte del modo en que cada mujer haya vivido hasta ese momento, tales como en la salud física, psíquica, hijos, parejas, profesión, etc. En efecto, este proceso está determinado por diversos fenómenos, como agentes hereditarios, ambientales, alimenticios, partos previos, salud en general, cirugías, etc.

La ciencia no ha podido establecer exactamente por qué ocurre esto. Se dice que una explicación podría ser el agotamiento funcional ovárico y la independencia que éste logra de la estimulación hormonal hipotalámica e hipofisaria, esto permite ver en los estudios de laboratorio valores altos de gonadotrofinas hipofisarias, FSH y LH (estimulantes del ovario) y bajos de estrógenos (producto del ovario). La causa por la cual los ovarios dejan de responder a las gonadotrofinas es todavía una incógnita para los científicos.

Pero, los síntomas de la premenopausia dependen principalmente de tres causas: La secreción hormonal ovárica deficitaria; factores psicológicos y variables en cada mujer, dependiendo de su historia y personalidad; y finalmente, factores socioculturales relativos al contexto en el que se desenvuelve. La disminución del funcionamiento hormonal es responsable de síntomas como sofocación, crisis de sudoración, atrofia de los tejidos hormono-dependientes como la vagina y el útero; los otros dos factores pueden producir dificultad para dormir, falta de deseo sexual, ansiedad o sequedad vaginal. Como ya dijimos, los síntomas pueden presentarse de manera muy diferente en cada mujer, no obstante, existen ciertas reglas generales que son una constante. La duración normal aproximada es de tres a cuatro años, pero puede ir desde algunos meses hasta diez años. El parámetro para la finalización es haber estado un año sin menstruar, momento que se considera ya dentro de la menopausia. La principal característica es que se presentan irregularidades menstruales en “ciclos largos” (mayores de 35 días), con episodios ocasionales (mayores de 90 días) de amenorreas (ausencia de menstruación) y la cantidad de sangrado menstrual se altera con mayor tendencia a las metrorragias (aumentando). Pre y postmenopausia se consideran períodos distintos, divididos en base a la última menstruación. La premenopausia se representaría por un lapso variable en tiempo, que se inicia con los primeros signos de declinación hormonal y que culmina con la desaparición del sangrado menstrual, desde donde se ingresa en la postmenopausia. En síntesis, la sintomatología varía en cada mujer, pero es muy común que se la confunda con la menopausia propiamente dicha o que se la integre con situaciones estresantes de la vida cotidiana. Sin embargo, si se logran identificar, pueden tratarse de manera adecuada, hacer más fácil esta etapa y ayudar a llegar mejor preparada a la menopausia.

Deja un comentario