Falso positivo y falso negativo en el test de embarazo

De todas las situaciones estresantes que vivimos en nuestra rutina diaria, no hay una que se asemeje a la incertidumbre de estar embarazada. Ya sea porque lo deseamos profundamente o porque no lo queremos en ese preciso momento, la ansiedad de contar los días hasta realizar una prueba de embarazo nos mantendrá en vilo. Y la historia no termina allí; después que la hicimos vienen las nuevas dudas: ¿La habré realizado correctamente? ¿Estará acertado el resultado? ¿Tendré que repetirlo? Estos y muchos interrogantes nos darán vueltas en la cabeza y volveremos al punto en que comenzamos. Aquí trataremos de dilucidar algunas cuestiones que pueden ayudar a tranquilizarte con respecto a un posible falso positivo y falso negativo en el test de embarazo.

Los tests de embarazo, ya sea de laboratorio ya los de farmacia, funcionan de igual manera: detectan la Hormona Coriónica Humana (HCG) cuando esta ha alcanzado cierta concentración. En efecto, la HCG es una hormona que produce el embrión una vez que se ha implantado en el útero y es por esto que se utiliza para determinar si hay o no embarazo.

Desde el mismo momento de la implantación, la capa de células externas del embrión, llamada  trofoblasto, comienza a liberar la HCG y seguirá haciéndolo durante todo el embarazo. Va aumentando cada 48 hs. aproximadamente, pero recién a las 12 o 14 semanas de gestación llega a su máximo nivel; después de ese momento el nivel irá disminuyendo pero se mantendrá hasta el parto. Es importante tener en cuenta este dato porque de él depende que realices el test en el tiempo oportuno.

Como ya te hemos comentado, la HCG puede ser detectada en la sangre y en la orina. La prueba en sangre detecta niveles bastante bajos (a partir de 5 mUI/ml); la prueba de orina, dependiendo del test utilizado, la localiza  a partir de los 20 o 50 mUI/ml, lo que implica que debe haber mayor concentración. Para ello, generalmente recomiendan hacer el test con la primera orina de la mañana, ya que de esta forma la orina está más concentrada y hay menor probabilidad de resultados falsos.

A pesar de que es poco probable, hay veces que los test de embarazo pueden dar un resultado erróneo, ya sea un falso positivo o un falso negativo. En este último caso, en general el error se produce porque la ansiedad nos juega una mala pasada y realizamos la prueba antes de que haya trascurrido el tiempo necesario para detectar la HCG.

Contenido no disponible.
Por favor, acepta las cookies haciendo clic en el aviso

Para que esto no te suceda, es recomendable que realices la prueba de embarazo por lo menos 15 días después de la última vez que tuviste relaciones sin protección. Como ya dijimos, la hormona se duplica más o menos cada 48 hs. Por eso, si obtienes un resultado negativo pero comienzas a presentar síntomas de embarazo, te recomendamos que repitas el análisis a los 5 días, ya que los tests de orina detectan un nivel hormonal más alto y por ello es probable obtener un falso negativo.

Con respecto a los falsos positivos, son más difíciles que se den, ya que –como mencionamos anteriormente- la HCG solo se encuentra en nuestro cuerpo si hay un embarazo. No obstante, las principales causas de un resultado positivo sin haber gestación pueden ser la presencia de un embarazo ectópico (comúnmente llamado extrauterino), embarazo molar, coriocarcinoma, tumores, o restos de medicación en caso de que hayas estado en un tratamientos de reproducción asistida.  

En el caso de que se obtenga un valor muy elevado, es necesario que recurras inmediatamente a tu médico, ya que podría tratarse de alguno de los casos que te nombramos. No obstante, debes considerar que en los casos en que se presente un embarazo múltiple (mellizos, trillizos, etc.) el valor de la HCG es un 30 o un 50% mayor que el normal.  

Por otra parte, la presencia de síntomas de embarazo puede significar una pista en el caso de un falso negativo, aunque estos pueden coincidir con los de algunas enfermedades bastante comunes, por lo que tampoco es útil fiarse de ellos. La única manera de despejar la duda es repetir el test o realizar una ecografía transvaginal. En ella se detecta la presencia de un saco embrionario en el caso de que hubieras concebido, aunque generalmente el médico la solicita después de que el test ya ha sido realizado y ha resultado positivo.

Si eres regular es mucho más fácil que el resultado sea verdadero, ya positivo ya negativo, pues el ciclo se cumple dentro de las cuentas que normalmente realizamos, es decir, a los 14 días la ovulación, a los 28 la menstruación. En cambio, si tu ciclo es muy irregular, el día de ovulación, el período de fertilidad y por lo tanto de la posible concepción podría oscilar bastante. Esto influye directamente en el error del resultado del test.

Pero en síntesis, si tú te haces un test casero cuando ha pasado una semana o más de la fecha en que te tenía que haber bajado la regla casi no debes vacilar de que si te da positivo, has logrado concebir.  Si, por el contrario, te ha dado negativo, tienes la opción de repetirlo cumpliendo estrictamente las instrucciones del envase para estar segura de que no comentes ningún error que te lleve a un resultado erróneo.

Recuerda finalmente que no todos las pruebas de embarazo tienen la misma sensibilidad. La gran mayoría detectan entre 20/25 mUI/ml., nivel que se suele alcanzar en la fecha en que te debe bajar la regla o un par de días antes, con suerte. También están los más sensibles (suelen ser más caros)  que detectan10/15 mUI/ml por lo que puedes utilizarlos aún antes de la fecha de menstruación.

Recuerda que en cualquiera de los casos, es decir, que los resultados te parezcan falsos y persistes en la sospecha de que estás embarazada o si, por el contrario, el test te ha dado positivo y tú no crees que se haya podido dar un embarazo, no dudes en visitar a tu ginecólogo que tomará las medidas necesarias para sacarte de la duda.

Deja un comentario