El termómetro basal

¿Sabías que con un termómetro basal puedes controlar tus días fértiles?

Uno de los métodos naturales con los que puedes controlar tus períodos de fertilidad es tomar la temperatura de tu cuerpo a lo largo del ciclo menstrual, ya que está científicamente comprobado que ésta aumenta entre 0,2 a 0,5 grados centígrados cuando comienza la etapa post ovulatoria infértil y se mantiene así hasta el siguiente período en que disminuye de nuevo con la llegada de la menstruación o se mantiene elevada si se ha producido un embarazo. Aunque no puedas saber exactamente cuándo ovulas, sí puedes saber si ya lo has hecho.

¿Cómo haces para detectar tan pequeña variación de calor en tu cuerpo?

Muy sencillo, usas un termómetro basal que es de uso específico para estos registros de alta precisión. Claro que debes ser metódica y organizada pero puedes tomarlo como una rutina tal como cepillarte los dientes o peinar tu cabello.

El proceso de registro te ayudará a determinar cuándo hay irregularidades y cuál es la constante en tu propio ciclo:

  • Comienza a tomarte la temperatura basal desde el primer día de tu ciclo, durante tres a cinco minutos a través de la vía oral, rectal o vaginal. Debes hacerlo por la mañana recién te despiertes, antes de comenzar cualquier actividad y sin beber nada antes, preferiblemente antes de levantarte de la cama, después de que hayas dormido unas tres horas mínimo.
  • Todas las noches debes dejar el termómetro basal preparado bajándolo a menos de 35ºC; si te tomas la temperatura oral, debes ponerlo debajo de la lengua, con la boca cerrada, siempre en el mismo lugar, durante 5 minutos; si lo haces vía anal o vaginal, sólo 3 minutos sin moverte.
  • A partir de que inicies el control, debes anotar el resultado cada día del ciclo en una gráfica, solo así notarás las oscilaciones que pueden indicarte que estás en tus días fértiles, además, deberás tener en cuenta si has trasnochado, bebido alcohol o si tienes algún resfriado, porque cualquier cambio en tu rutina puede afectar la temperatura de tu cuerpo.
  • Si encuentras regularidad en los meses que anotaste, podrás predecir los días en que ovulas. Si lo que deseas es quedarte embarazada, sabrás que tendrás más probabilidades de conseguirlo manteniendo relaciones sexuales los días anteriores a ese cambio de temperatura, pues, después ya se habrá producido la ovulación.
  • Puedes encontrar en el mercado distintos tipos de termómetro basal; tienes el de vidrio, que es semejante al que probablemente guardes en tu casa, solo que éste detecta cambios mínimos de temperatura y cubre un rango de entre 35 y 39 grados centígrados. Como es muy frágil, quizá debas tomar la precaución de tener otro de repuesto, sin olvidarte de anotar el cambio de termómetro en la gráfica. La desventaja del termómetro de vidrio es que puede ser más complicado distinguir las pequeñas diferencias de temperatura de un día para otro.

También tienes el termómetro basal digital que, es el más utilizado actualmente, pues tiene muchas ventajas sobre el de vidrio: es más preciso, no se rompe, puedes leer fácilmente la temperatura en un visor y, a diferencia de los termómetros digitales normales, cuenta con dos decimales, lo que aumenta su precisión. Además, muchos de ellos tienen una memoria en la que guardan el último registro, así que no necesitas anotarlo en la gráfica inmediatamente.

Este método tiene una tasa de fallos del 0,3 % en uso perfecto y 3,1 % en el uso típico.

COMPRAR TERMÓMETRO BASAL

Deja un comentario