¿Cuáles son los síntomas de la ovulación?

En este artículo, vamos a intentar identificar síntomas de la ovulación. El ciclo femenino consta de diversas etapas que no siempre son manifiestamente identificables; la única que marca una evidencia obvia, es la llegada de la menstruación y que, de manera más o menos regular, indica un nuevo comienzo. Aunque no sea necesario tener un ciclo perfecto para ser fértil, la ovulación es indispensable para lograr un embarazo y cualquier inconveniente en conseguirlo, es lo primero que se analiza médicamente.

No todas las mujeres presentan síntomas de ovulación a simple vista, pero si se les presta atención, es probable que pueda determinarla a través de ciertos cambios físicos, como por ejemplo, en la textura de la mucosidad cervical o por dolores que le son característicos.

El moco cervical es el encargado de ayudar a proporcionar un entorno adecuado por medio del cual los espermas podrán desplazarse. Por esta razón, cuando se está ovulando, el moco cervical no solo aumentará en cantidad sino que también tendrá una consistencia resbaladiza similar a la de una clara de huevo cruda, se hace fluido, transparente y, si se agarra entre los dedos, se estira más de cinco centímetros. Este es el moco cervical durante el período fértil; luego se tornará blancuzco o amarillento.

Otro de los síntomas de la ovulación son dolores, científicamente llamados “Mittelschmerz”, que se presentan durante o después del período ovulatorio, focalizados en el lado derecho del abdomen, con una duración que puede variar desde unas horas hasta uno o dos días. A pesar de que es un rasgo que evidencia de manera precisa la fertilidad, se lo considera un signo secundario, en el que no se debe confiar completamente si no se presenta con los demás síntomas de la ovulación que se mencionan.

El aumento de la temperatura basal es un síntoma que se considera bastante seguro ya que, en el período ovulatorio, aumenta de 0.4 a 1.0 grados centígrados y perdura así por varios días. Si se realiza un seguimiento y control de la temperatura basal corporal (TBC), se puede saber cuándo el cuerpo experimenta las mayores temperaturas antes y durante la etapa fértil y así sacar un cálculo aproximado de los días en que se da la ovulación.

Finalmente, tal como sucede con el moco cervical, que sufre modificaciones durante el período fértil, también ocurre con la saliva, que aumenta su nivel de salinidad como consecuencia del aumento de los niveles de estrógenos y forma estructuras cristalinas que pueden observarse a través de la lente de un microscopio específico para detectar la ovulación.

Gracias a los avances tecnológicos, actualmente se cuenta con una amplia gama de productos que facilitan el registro de las variaciones en el ciclo de cada mujer y que permiten descubrir con más exactitud el momento de la ovulación.

Lógicamente, si se utilizan combinados los diferentes métodos de prueba, se presta atención a los síntomas de ovulación o se recurre a los diversos productos ofrecidos para registrar los momentos del ciclo, se obtendrá una visión integral y más exhaustiva de la propia fertilidad y esto, optimizará las posibilidades de éxito de un embarazo.

Deja un comentario